miércoles, 21 de marzo de 2018

¿En qué consiste la manipulación genética?

Manipulación genética
Todos los seres vivos que se reproducen mediante reproducción sexual, utilizan esta característica para conseguir la recombinación de su material genético (ADN) en la mayor medida posible, de manera que los individuos que surjan después de la reproducción sean de características muy variadas y asegurando que dichas características sean las más adecuadas para asegurar la supervivencia de la especie.

A medida que la ciencia de la biología ha ido evolucionando, se han podido ir identificando las diferentes secciones del ADN (ácido desoxirribonucleico) que, en un ser vivo, sirven para determinar cómo van a ser determinadas características de ese ser vivo.

La manipulación genética consiste en la alteración de estas secciones de ADN, de este material genético, de manera que se generen individuos con unas características específicas y concretas (¿os imagináis entrar en una clínica de reproducción asistida y poder solicitar que nuestro hijo sea alto, rubio y con los ojos azules?).

Las técnicas empleadas para llevar a cabo la manipulación genética son muy variadas y complejas, y se realizan sobre individuos unicelulares o en etapas tempranas del desarrollo de seres pluricelulares como nosotros. Una de las técnicas que dio por primera vez unos resultados espectaculares en este campo de la biología fue la introducción de ADN en bacterias utilizando virus.

El problema de la manipulación genética es que son muchas las trabas éticas que nos plantea. La bioética señala que no están claros los límites que separan lo que es un simple desarrollo científico para mejorar nuestra calidad de vida, y la posibilidad de crear un futuro dantesco mediante la creación, a través de la manipulación genética, de una raza supuestamente superior.

Uno de los éxitos más claros de la manipulación genética ha sido el hecho de conseguir introducir el gen de la insulina humana en bacterias para que éstas la produjeran de forma natural, ya que, hasta que se produjo este avance científico, los enfermos de diabetes debían hacer uso de la insulina del cerdo o la vaca (que son semejantes a la nuestra) para poder tratar esta enfermedad crónica.

0 comentarios: