miércoles, 8 de agosto de 2018

¿Son nocivas o perjudiciales las ondas electromagnéticas?

En el mundo en que vivimos nos encontramos rodeados por mucho tipos diferentes de ondas electromagnéticas, nos podemos topar con ondas de muy alta frecuencia, como los rayos gamma, o con otras de muy baja frecuencia, como las ondas de radio. Y entre ambos extremos nos encontramos con los rayos X, los rayos ultravioleta, la luz visible y los rayos infrarrojos. Seguro que muchos de vosotros no sabíais que todos estos "rayos" son en realidad ondas electromagnéticas.

Cuándo son nocivas o perjudiciales las ondas electromagnéticas

El caso es que, cuanto mayor es la frecuencia de las ondas electromagnéticas, más nocivas, perjudiciales y dañinas son para nuestra salud, todo ello debido a que la radiación es más aguda, penetrante y, sobre todo, ionizante, es decir, con capacidad de modificar las moléculas de nuestro cuerpo rompiendo los enlaces moleculares mediante la alteración del estado de los electrones que se encuentran ligados a los átomos que forman dichas moléculas.

Está demostrado que los rayos gamma son muy perjudiciales y, si nos exponemos a ellos, resultan muy nocivos para nuestra salud, por lo que debemos evitar entrar en contacto con este tipo de ondas electromagnéticas.

En cuanto a los rayos X, es conocido que son muy dañinas las exposiciones muy prolongadas en personas y, sobre todo, en embarazadas, pero que pequeñas cantidades de estos rayos parecen ser inofensivas e inocuas. Es por este motivo por el que los rayos X se utilizan para realizar radiografías y ayudar a los médicos en el diagnóstico de determinadas enfermedades.

Siguiendo avanzando en el espectro de frecuencias nos encontramos con los rayos ultravioleta, esos rayos que consiguen que nos pongamos morenos y que resultan buenos para la salud en pequeñas dosis. No obstante, resultan nocivas las exposiciones que se prolongan durante mucho tiempo.

En cuanto a la luz visible, los rayos infrarrojos y las ondas de radio, son radiaciones de menor frecuencia y no está demostrado que sean nocivas o perjudiciales para la salud. No obstante, existen algunos estudios que señalan una posible relación entre la exposición a ondas de radio de alta intensidad con una mayor incidencia de algunos tipos de enfermedades y, en concreto, de cánceres.

De cualquier forma, siempre es recomendable no exponerse a ninguna radiación de forma prolongada, ni bajo grandes intensidades, independientemente de la frecuencia de la misma. Debemos saber que elementos como tendidos eléctricos de alta tensión, teléfonos móviles, electrodomésticos o antenas, son responsables de generar ondas electromagnéticas, que aunque de baja intensidad, podrían a la larga afectar a nuestra salud.

0 comentarios: