jueves, 10 de mayo de 2018

¿Cómo se cierran las heridas? (curación de rozaduras, arañazos y cortes)

Todos sabemos que la sangre es un fluido de nuestro cuerpo que es completamente vital, se puede vivir sin una mano o incluso sin piernas, podemos quedarnos ciegos y seguir viviendo, pero si perdemos la sangre morimos.

Por eso, cuando se rompe un vaso sanguíneo y la sangre comienza a salir, si no se puede detener la hemorragia de ninguna forma, falleceríamos sin remedio. Pero no todo es tan malo, porque el cuerpo humano ha desarrollado su propio sistema de reparación, y las heridas pequeñas como rozaduras, arañazos y cortes no muy profundos suelen cerrar por sí mismas. Lo cual no excluye que haya que desinfectarla y curarlas de forma conveniente para evitar que se infecten.

La sangre es el vehículo que utilizan el oxígeno y los nutrientes para llegar a todas las células de nuestro cuerpo, llevando también el anhídrido carbónico (CO2) a los pulmones y los productos de desecho a los riñones, para que dicho órganos procedan a evacuarlos al exterior.

Otra función de la sangre es, a través de la acción de los glóbulos blancos o leucocitos y los anticuerpos, proteger nuestro organismo de microbios, virus, bacterias y otros agentes externos que lo atacan. La sangre también se encarga de transmitir mensajes u órdenes a los diferentes órganos de nuestro cuerpo mediante hormonas.

Nuestro sistema sanguíneo, compuesto por las venas, arterias, corazón, etcétera, contiene unos cinco litros de sangre, y, aunque podemos tolerar una cierta pérdida de sangre que puede llegar a ser de hasta un 20 por ciento, no se puede perder mucha más sangre porque en este caso se produce un choque hipovolémico (o choque hemorrágico) y la persona en cuestión puede fallecer.

Si las pequeñas heridas como rozaduras, arañazos y pequeños cortes no cerraran fácilmente, las personas estaríamos sometidas a un constante peligro, por ello existen en la sangre unas células llamadas plaquetas, también conocidas como trombocitos. Cuando se produce una herida, estas células se acumulan en el agujero abierto en nuestro cuerpo tapándolo. Por otro lado y para facilitar la labor de las plaquetas, una sustancia llamada fibrina (con forma de hilos) forma un entramado sobre la herida que hace más fácil la fijación de las plaquetas, jugando un proceso fundamental en la coagulación de la sangre.

0 comentarios: