lunes, 3 de abril de 2017

¿Por qué el jabón sirve para limpiar?

Jabón de MarsellaEl jabón está constituido por moléculas de forma alargada que están formadas por una cabeza y una larga cola. La cabeza atrae al agua, es decir, es hidrófila, mientras que la cola atrae a las grasas, es decir, es lipófila. Ambas carácterísticas son claramente opuestas, ya que una substancia hidrófila es a su vez lipófoba, por lo que repele a las grasas, y una substancia lipófila es simultáneamente hidrófoba, ya que repele al agua.

Esta constitución especial de las moléculas de jabón hace que la grasa o suciedad se quede rodeando las colas que la atraen y que las cabezas hagan lo propio con el agua, de esta manera la suciedad o grasa queda separada de la ropa o la piel y estas quedan limpias.

Actualmente al jabón se le añaden otro tipo de componentes como perfumes, potenciadores y agentes que facilitan que la ropa quede bien mojada, agentes conocidos como tensoactivos, todo esto ayuda y facilita el trabajo de limpieza que realiza el jabón.

El jabón generalmente es el resultado de la reacción química entre un álcali (generalmente hidróxido de sodio o de potasio) y algún ácido graso; esta reacción se denomina saponificación. El ácido graso puede ser, por ejemplo, la manteca de cerdo o el aceite de coco.

El nacimiento del primer jabón se remonta a los tiempos muy antiguos. Este artículo de limpieza, tanto de ropa como personal, ya existía en tiempo de los sumerios, que en 3.000 a.C. ya fabricaban jabón hirviendo diversos álcalis y utilizando los residuos generados para lavarse. Asimismo, los antiguos egipcios utilizaban un producto jabonoso que consistía en una mezcla de aceites, ceras vegetales y agua.

1 comentarios:

Ignacio dijo...

hay va una pregunta. ¿Por qué tradicionalmente en las cartas de navegación venían reseñadas las estaciones comerciales de radiodifusión AM?
Saludos